En Francia, como todos los países de la Unión Europea a parte del Reino Unido, la moneda es el euro.

 

Los estudiantes internacionales pueden abrir una cuenta de "no residentes" (en Euro o en otra divisa) o de "residente" (igualmente en Euro o en otra divisa) si el tiempo de estadía lo justifica.

El RIB (Relevé d’Identité Bancaire), que le entrega el banco cuando lo solicite, es regularmente necesario para cualquier pago o retiro externo en su cuenta bancaria (pago de nómina, autorización de transferencia automática de sus facturas...).

Las principales tarjetas bancarias (Visa y Mastercard) son aceptadas por la mayoría de los comerciantes franceses, regularmente a partir de 15 euros. En todos lados se consigue cajeros automáticos. Los pagos en efectivo se hacen exclusivamente en euros.