Los estudiantes ciudadanos de la Unión Europea pueden trabajar libremente en Francia al finalizar sus estudios. Aquí encontrará las posibilidades ofrecidas a los estudiantes oriundos de otra parte del mundo.

Estudiantes extranjeros titulares de un diploma equivalente al menos al Máster:

En cuanto haya obtenido un diploma al menos equivalente al Máster, podrá pedir una autorización temporal de residencia valida por 6 meses y no renovable, al expirar su tarjeta de residencia "estudiantil".

Esta autorización le permite ocupar un empleo remunerado de su elección en el límite del 60% del tiempo legal de trabajo.  

Finalmente, si obtiene un contrato en relación con su formación, con una remuneración al menos igual a una vez y media el SMIC, podrá entonces trabajar tiempo completo y hacer una solicitud de cambio de estatus (de estudiante a asalariado) en la prefectura.

Otros estudiantes:

Al cabo de sus estudios, puede ser reclutado también por una empresa aunque no sea ciudadano de la Unión Europea. 

Tendrá entonces que operar un cambio de estatus (de estudiante, pasa a asalariado) y seguir un procedimiento especifico.

Deberá presentar, entre otros requisitos, un contrato de trabajo o una propuesta de trabajo de una empresa francesa.

Para estudiar su solicitud, la administración tomará en cuenta varios criterios, como la motivación de la empresa, su perfil o la duración de los estudios realizados.

La tarjeta "Competencia y talento"

Esta tarjeta tiene como objetivo facilitar la admisión a la residencia de los extranjeros susceptibles de participar, de manera significativa y durable, al desarrollo económico o a la proyección intelectual, científica, cultural, humanitaria o deportiva de Francia y de su país de origen.

Se otorga según el contenido, la naturaleza y el interés del proyecto del extranjero por un periodo de 3 años, renovable. Permite ejercer cualquier acitividad profesional en relación con el proyecto presentado.