Como estudiantes, la ciudad nos encantó....está lleno de gente joven de diferentes países

 
Testimonios, Argentina
Sofia, Argentina

Mi nombre es Sofia y tengo 22 años. Estudié en Lyon de Agosto a Diciembre del 2013 por un intercambio académico con la UCA en la ESDES - Ecole de Management de Lyon. Nunca había escuchado sobre la ciudad de Lyon hasta que tuve la oportunidad del intercambio. Sin duda me sorprendió, es un lugar increíble, no solo por los diferentes paisajes que tiene sino también por el ritmo de la ciudad.

El intercambio lo realicé con cuatro amigas de la facultad y nos alojamos en un departamento en la zona de Cordeliers, justo a media cuadra de la estación de subte sobre la peatonal Rue de la  République. Tuvimos la suerte de encontrar este gran departamento y la ubicación fue clave. Estábamos cerca de los negocios, del supermercado y de la facultad. Durante todo el día la calle estaba llena de vida con gente que iba y venía. La facultad nos quedaba a veinte minutos caminando lo cual era muy agradable porque te obligaba a recorrer las calles de Lyon, caminar por Place Bellecour, que es una gran plaza donde se hacen muchos eventos, y recorrer las pequeñas calles de alrededor. Hay diferentes distritos o arrondissements definidos con números, por ejemplo la zona de oficinas, Part-Dieu, está en el 6° arrondissement, donde podes encontrar shoppings y negocios, estación de tren, grandes hoteles pero también una zona más residencial y tranquila que tiene mucho para caminar y conocer. 

Adaptarse a la vida en Lyon fue muy sencillo, más allá de que no manejábamos el idioma a la perfección  todo estaba bien informado y  con mucha gente dispuesta a ayudar.

Sin duda Lyon tiene muchas cosas para visitar; durante nuestra estadía fuimos a la Opera que tiene una construcción imponente, al Hotel de Ville, recorrimos los principales sitios históricos como las ruinas y la basílica Notre-Dame de Fourvière que es imperdible. Está arriba de una montaña y podes llegar caminando o en subte. Desde arriba podes ver toda la vista de la ciudad y de noche ver todo iluminado. Otra de las grandes atracciones son los dos grandes ríos que recorren la ciudad: Rhône y Saône. En mi caso, lo que más disfrutábamos era caminar por el costado del río hasta llegar al Parc de la Tête d'Or (Cabeza de Oro) que tiene grandes espacios verdes con árboles y flores e inclusive un zoológico adentro para recorrer.

Como estudiantes, la ciudad nos encantó; hay varias universidades y por lo tanto está lleno de gente joven de diferentes países con quienes hablar. El ritmo nocturno es parecido al de Buenos Aires, aunque la noche empieza más temprano, a eso de las siete de la tarde pero dura hasta muy entrada la madrugada. Hay muchos bares y varios lugares para ir a bailar. Nuestros preferidos eran Johnny Walsh, bar irlandés en la parte antigua y el Cosmo donde íbamos a bailar música latina. También sobre el río había barcos donde de noche se podía comer y también en algunos bailar.

Guardo muchísimos recuerdos de Lyon pero uno que me va a costar olvidar es el Festival de las Luces que se lleva a cabo el fin de semana del 8 de Diciembre. Es imponente, hay una gran producción, la ciudad se viste de fiesta y llegan miles de turistas. Es sin duda un evento que vale la pena vivir, por su intensidad y la preparación que tiene. ¡Realmente inolvidable!

Todo hace que Lyon sea inolvidable; la seguridad, la gente, los paisajes y la tranquilidad que hay hacen que la vida en esa ciudad sea perfecta, por más que estés de visita o llegues por algunos meses podes sentirte un ciudadano más. Esta ciudad me sorprendió, me dió más de lo que pensé que iba a encontrar y la llevo grabada para siempre en mi memoria, esperando volver en el futuro.